miércoles, 11 de febrero de 2009

Iglesia, Eutanasia e Hipocresía

Se me hace cuesta arriba ver los "informativos" de la televisión estatal (de este gobierno que cuando era oposición bramaba respecto a la supuesta manipulación en TVE con Urdaci. Las frases célebres como "España no merece un gobierno que mienta").


Hace unos días cuando le estaban dando pasaporte a Eluana Englaro, la corresponsal rubia en Italia afirmaba la hipocresía de los representantes de la Iglesia en este aspecto. Muy mal que en un telediario aparte de que se vuelquen con los temas que les de la gana y pasen de puntilla con los que les resulten incómodos, además vayan y suelten la opinión y la infamia así como quien no quiere la cosa.

Me ha intrigado un poco la afirmación de lo de la hipocresía (¿Qué hipocresía?¿A qué se refieren?) y he buscado en Google. Mis conclusión es que la vida es complicada, y aún siguiendo normas coherentes (justo lo que no es ser contradecirse o ser hipócrita) puede que a algunos les parezca que se propone una cosa en un caso y otra distinta en otro.

Por lo demás no he visto argumentaciones válidas. Y hay que tener cuidado con algunas acusaciones, que muchas veces son reversibles, y tal vez sea el verdadero hipócrita quien juzga a los contrarios con una vara de mediar que jamás en la vida ha utilizado consigo mísmo o los de su cuerda.

Hay una columna de opinión en El Periodico que es de traca:
Hay muchas formas de quitarse la vida. Las hay progresivas, que generan corrosión social, agonía y sufrimiento en el entorno, como las causadas por sobredosis. Para ellas, la Iglesia no se niega a oficiar funerales, y a menudo acaba inculpando a la sociedad y ya está. No lo considera suicidio, porque no se ha verbalizado el deseo de morir.
Es la misma hipocresía que hace que el Vaticano no acepte acabar con el celibato, pese a saber que muchos de los que deben cumplirlo no lo hacen. Pero como no se ve, van tirando con el dogma y la doctrina.
Resulta claro que en un caso hay finalización voluntaria y premeditada de la vida y en otro no.
Y resulta claro que la Iglesia no ve con buenos ojos las infracciones que se producen en su seno. Podría ser hipócrita un presbítero que proclamara unas normas que por otro lado él mísmo incumpliera deliberadamente, pero generalizar este hipotético caso (del que no conozco ningún ejemplo) no es en absoluto justificado.

Hay un tal flashman que también habla sobre el tema. Este individuo, claramente anticlerical y en contra de "la doble moral de las mentalidades ultraconservadoras y el obstáculo que supone para el normal progreso de las sociedades". Pero ¿Han sido los representantes de la Iglesia quienes han autorizado que se le dejara de alimentar e hidratar a Eluana? -Rotundamente, no-.
Este mismo individuo en otro artículo descarga toda su artillería a cuenta de la publicidad del "Probablemente Dios no existe", y dice que no hay institución más liberticida que la Iglesia Católica. (la mísma que dice respetar la libertad de expresión). Pienso que si eso fuera cierto (no deja de ser un juicio de valor) resulta irónico entonces que las sociedades que consideramos más libres son aquellas en las que la Iglesia (Católica, Protestante o del tipo que sea) ha estado más presente.


3 comentarios:

Flashman dijo...

Vaya, nunca me habían nombrado en un blog de forma tan directa. No creo que un don nadie como yo merezca tal distinción.

Una aclaración: soy anticlerical en el sentido de ser contrario a la institución eclesiática. Por contra, siento un profundo respeto por la iglesia de base, a la que considero heredera del verdadero cristianismo que la curia vaticana no para de subvertir.

Saludos.

Javier Aranda dijo...

Primero no es necesario humillarse. Nadie merece ser llamado un "don nadie" (especialmente cuando eres relevante según Google: al buscar "eutanasia hipocresia" apareces primero).

Respecto a lo de anticlerical tal vez no haya escogido la palabra más precisa para describirlo (precisamente lo que dices de "contrario a la institución eclesiástica"). Pero en el momento actual no se me ocurre un término mejor.

Por cierto, si realmente sientes un profundo respeto por la Iglesia de base haz el favor de hablar de nosotros con respeto (y de mirar el significado de "superstición" que nos aplicas en tus reflexiones sobre las "reacciones cavernarias al bus ateo").

Flashman dijo...

Vaya, ¿el primero? Qué cosas... En fin, yo no creo estar humillándome. Me gusta ser un don nadie, más allá de la repercusión que suscite mi alter ego, que no creo ques ea mucha.

Respeto a la iglesia de base, sus valores humanistas que creo asumibles por cualquiera. De donde provienen ya no me hace tanta gracia, pero para mí es lo de menos. Lo importante es que los tengan. Si hasta tengo un enlace en mi blog a Redes Cristianas.

Saludos.